Introducción a los Hongos Medicinales

Hongos Mogu, Hongos Medicinales Orgánicos y Naturales

Los humanos han consumido hongos desde que tenemos registros escritos, y muy probablemente mucho antes. Nuestras asociaciones culturales con los hongos se remontan a tiempos tribales, donde los hongos a menudo se consideraban especiales y/o sagrados. Hoy en día, las setas siguen siendo un tema complejo y misterioso.

Cada hongo comestible tiene su propia variedad de compuestos medicinales. Existen más de 10.000 especies de hongos en la naturaleza, y hoy en día hay más de 650 hongos comestibles diferentes (principalmente en forma de extractos), todos los cuales muestran la capacidad de influir en la respuesta inmunitaria. Aunque cada hongo tiene su propio grupo especial de propiedades beneficiosas , no hay un hongo específico considerado "mejor" que el resto, porque todos los hongos son mágicos.

Todos son apreciados por su estructura única. Los hongos, al igual que otros hongos, tienen compuestos en sus paredes celulares que contienen moléculas de cadena larga que se ha demostrado que interactúan con una serie de receptores en la superficie de las principales categorías de células en el sistema inmunitario de los humanos y todos los demás animales. Nuestro sistema inmunitario tiene la capacidad innata de reconocer los componentes estructurales de estos compuestos de hongos, respondiendo a ellos con activación y mayor eficacia en términos de la respuesta inmunitaria no solo contra las células cancerosas, sino también contra otras células extrañas, infecciones virales, infecciones bacterianas y parásitos.

Estos compuestos de las paredes celulares de los hongos ayudan a potenciar la respuesta de nuestro sistema inmunológico a todas estas diferentes categorías de patógenos y amenazas naturales que hemos enfrentado y seguiremos enfrentando.

MoguMushrooms Hongos Medicinales, Naturales y Orgánicos

Valor nutricional de los hongos medicinales

Los hongos son considerados un superalimento con alto valor nutricional y funcional, y también son aceptados como alimentos nutracéuticos; son de considerable interés debido a su mérito organoléptico, propiedades medicinales y significado económico. Sin embargo, no existe una distinción fácil entre hongos comestibles y medicinales porque muchas de las especies comestibles comunes tienen propiedades terapéuticas y varias que se usan con fines médicos también son comestibles.

El hongo más cultivado en todo el mundo es Agaricus bisporus (tu champiñón blanco/portobello), seguido de Lentinus edodes (Shiitake), Pleurotus ostreatus (Hongos de ostra) y Flammulina velutipes (Enokitake). Si bien se realizan más y más investigaciones, la producción de hongos aumenta continuamente cada año, siendo China el principal productor en todo el mundo. Sin embargo, muchas otras setas silvestres se están volviendo populares por sus características nutricionales, sensoriales y, sobre todo, farmacológicas.

La mayoría de las setas se componen de alrededor de un 90 % de agua en peso. El 10% restante consta de 10 a 40% de proteína, 1 a 8% de grasa, 3 a 28% de carbohidratos, 3 a 32% de fibra, 8 a 10% de cenizas y algunas vitaminas y minerales, con potasio, calcio, fósforo, magnesio, selenio, hierro, zinc y cobre que representan la mayor parte del contenido mineral.

El valor nutricional de los hongos comestibles se debe a su alto contenido de proteínas, fibra, vitaminas y minerales, y bajos niveles de grasa. Son muy útiles para las dietas vegetarianas porque aportan todos los aminoácidos esenciales para los requerimientos de los adultos y tienen un contenido proteico superior al de la mayoría de animales y vegetales. Además, los hongos comestibles contienen muchos compuestos bioactivos diferentes con diversos beneficios para la salud humana.

Nota: Los hongos son una de las únicas fuentes no animales que producen vitamina D. Para producir vitamina D, el área de cultivo debe estar expuesta a la luz solar o luz ultravioleta. (Los consumidores deben asegurarse de que la granja de hongos en la que compran sus hongos se cultiven a la luz del sol o en cuartos ultravioleta, específicamente si buscan un alto contenido de vitamina D en los hongos).

Se sabe que numerosas moléculas sintetizadas por macrohongos son bioactivas, y estos compuestos bioactivos que se encuentran en cuerpos frutales y micelio cultivado son polisacáridos, proteínas, grasas, minerales, glucósidos, alcaloides, aceites volátiles, terpenoides, tocoferoles, fenoles, flavonoides, carotenoides, folatos, lectinas, enzimas, ascórbico y ácidos orgánicos, en general. Los polisacáridos, especialmente los β -glucanos, han sido los metabolitos más investigados y versátiles con un amplio espectro de actividad biológica.

Función general de los hongos medicinales

Los hongos producen más de 130 funciones medicinales, con usos medicinales clave que incluyen: efectos antioxidantes, anticancerígenos, antidiabéticos, antialérgicos, inmunomoduladores, protectores cardiovasculares, anticolesterolémicos, antivirales, antibacterianos, antiparasitarios, antifúngicos, desintoxicantes, hepatoprotectores y protectores contra el desarrollo de tumores y procesos inflamatorios.

Además, el conocimiento ampliado de las bases moleculares de la tumorigénesis y la metástasis (la diseminación de las células cancerosas a nuevas áreas del cuerpo) ha brindado la oportunidad de descubrir nuevos fármacos alternativos contra las señales moleculares y bioquímicas anormales que conducen al cáncer. En la última década, el interés por el potencial farmacéutico de los hongos se ha incrementado rápidamente, reconociéndolos como mini-fábricas farmacéuticas productoras de compuestos con propiedades biológicas milagrosas.

*Todos los compuestos bioactivos y las funciones medicinales mencionadas anteriormente se analizan con más detalle en las páginas únicas de cada especie de hongo medicinal, incluido el análisis de investigación respaldado por estudios clínicos, International Journals of Medicine e International Journal of Medicinal Mushrooms.

Efectos comprobados al agregar hongos a su dieta: estudios clínicos prometedores

Se han realizado más de 600 estudios en todo el mundo y se han publicado numerosos ensayos clínicos en humanos sobre hongos medicinales. Varios de los compuestos de hongos han pasado por estudios clínicos de fase I, II y III y se utilizan de forma amplia y exitosa en Asia para tratar varios tipos de cáncer y otras enfermedades. Claramente, existe una fuerte correlación científica de que los humanos que comen hongos reducen con mayor frecuencia el riesgo de enfermedades. A continuación se muestran algunos ejemplos de muchos:

Estudio clínico: En un estudio de 15 años (de 1972 a 1986) de 174 505 habitantes del área de Nagano en Japón, se descubrió que los cultivadores de hongos tenían una tasa mucho más baja de muerte por cáncer que la población general. En el momento de la investigación, la tasa media de mortalidad por cáncer en Nagano era de 160 por 100.000. Esta tasa se redujo a 97 por 100.000, comparativamente, en familias de cultivadores de hongos enoki. Las muertes por cáncer de los hombres se redujeron en un 36,6 por ciento, y las mujeres de este grupo se beneficiaron de una disminución del 42,7 por ciento en la mortalidad por cáncer (Ikekawa et al, 1989, 2003). Según el Instituto Nacional del Cáncer, por el contrario, la tasa de mortalidad por cáncer en los Estados Unidos es de 196,8 por cada 100 000 hombres y de 139,6 por cada 100 000 mujeres (sobre la base de las muertes entre 2011 y 2015). (1)(2)

Estudio clínico: a principios de la década de 1980, Taguchi et al. probó lentinan, un beta glucano de Shiitake, en el cáncer de estómago en fase III (avanzado o recurrente) en 275 pacientes. Lentinan se utilizó en combinación con quimioterapia citostática. El estudio demostró que agregar lentinan de manera segura: prolonga la vida, reduce los efectos secundarios del tratamiento del cáncer y mejora la respuesta inmunitaria del paciente al cáncer.

Estudio clínico: en otro estudio clínico, Kasamatsu et al. probó PSK, de Trametes versicolor (hongo cola de pavo), en el cáncer de cuello uterino en fase III. Descubrieron que PSK prolonga enormemente la vida en combinación con la radioterapia y hace que las células cancerosas sean más sensibles a la radiación. Las tasas de supervivencia a 5 años diferían drásticamente: 48 % (sin PSK) frente a 79 % (con PSK).

Estudio clínico: publicado en 1990, un ensayo clínico de Mitomi et al. en 462 pacientes mostró que PSK, en combinación con un citostático (un tipo de fármaco de quimioterapia), mejora la supervivencia libre de enfermedad en el cáncer de intestino resecado (cáncer colorrectal; cáncer de colon y/o recto), en comparación con el uso de quimioterapia sola.

Estudio clínico: en China, QY Yang et al. realizó un estudio en 485 pacientes con cáncer de esófago, estómago y pulmón, estableciendo que la PSP: alivia los efectos secundarios de la terapia estándar contra el cáncer, aumenta la tasa de recuperación y supervivencia, inhibe el cáncer al activar los linfocitos T, las células NK y el complemento C3.

Estudio clínico: el Dr. Ivan Jakopovich, experto líder y una autoridad reconocida en hongos medicinales en Europa, completó 3 estudios de cohortes: en 65 pacientes con cáncer de pulmón, 51 con cáncer de intestino (colorrectal) y 105 con cáncer de mama. Los estudios de cohortes son estudios observacionales a más largo plazo que comparan el grupo tratado con el grupo de control, que está fuera del control del investigador. El estudio concluye que los pacientes con cáncer de pulmón, intestino (colorrectal) y cáncer de mama que usaron mezclas de extractos de hongos mostraron: mejor supervivencia y estado de salud (especialmente en enfermedad tumoral metastásica y recurrente avanzada), menos efectos secundarios de la terapia estándar contra el cáncer y mejor calidad de vida en comparación con los pacientes que solo recibieron la terapia estándar contra el cáncer. Este estudio detallado usó dosis altas (5 g o más por día) durante un período de 3 meses.

Esa capacidad de los hongos para conferir longevidad, para mejorar nuestra salud y bienestar está muy presente en estos estudios de población a gran escala. Los estudios realizados no reflejan solo un hongo, es importante entender que comer hongos en general tiene la capacidad de apoyar el sistema inmunológico.

Todavía se han llevado a cabo muy pocos ensayos clínicos en el hemisferio occidental, principalmente debido a la falta de tradición, los costos más altos y las autoridades sanitarias demasiado restrictivas. Casi todos los ensayos clínicos se han llevado a cabo en Oriente, especialmente en China y Japón, donde los hongos medicinales se han cultivado y consumido ampliamente durante miles de años.

Por eso, Mógū se enfoca en transmitir este conocimiento milenario recopilado por nuestros amigos orientales a la gente de Occidente, para dar a conocer los beneficios que brinda el Reino Fungi con el fin de incluir una variedad de hongos en su dieta.

Hongo shiitakeCola de pavo, Trametes versicolorHongo de nieve, Tremella fuciformisFlammulina velutipes

Referencias:

1. Ikekawa, T., 1985. "Proflamin, un nuevo agente antitumoral: preparación, propiedades fisicoquímicas y actividad antitumoral". Revista occidental de investigación del cáncer 76: 142-148. Ikekawa, T., et. al., eds. 1989.

2. Ikekawa, T., 2001. "Efectos beneficiosos de los hongos medicinales y comestibles en el cuidado de la salud". Revista Internacional de Hongos Medicinales 3: 291-298. Ikekawa T. 2003.

Drop us a line

Have a question?

Link to some useful pages that your customers might want to know about.

Returns & ExchangesGeneral QuestionsReturns & ExchangesShipping Policies.